Ahora los contenedores se convierten en piletas de natación

Ahora los contenedores se convierten en piletas de natación

Una empresa canadiense reconvirtió containters metálicos en unas curiosas piscinas domésticas que se instalan en apenas unos minutos.

Los containers cada vez más forman parte de nuestra vida cotidiana: se usan como huertas urbanas, alojamiento de vacaciones, casas o restaurantes. Inclusive, en la última edición de Estilo Pilar, la exposición de diseño y paisajismo de Zona Norte, se utilizaron estas estructuras modulares para exhibir casas ambientadas. Además de su originalidad, el auge de esta tendencia radica en costos más bajos y en menos tiempo de obra.

Ahora la novedad es utilizar contenedores en piletas de natación. ¿La idea? Surgió de la empresa canadiense Modpool, que se le ocurrió reconvertir estos gigantes metálicos en unas curiosas piscinas domésticas que se instalan en apenas unos minutos.

“Los contenedores marítimos están hechos para ser muy duraderos”, asegura Mark Kohlen, impulsor de la idea. Las piscinas están disponibles en dos tamaños: 2,4×6 metros y 2,4 × 12,2 metros. En ambos casos la profundidad es de 1,35 metros.

Diseñados para ser modulares y fáciles de instalar, las piscinas se venden con todo el equipo necesario, incluyendo un sistema de limpieza de agua. Sólo se necesita preparar el terreno y tener acceso a electricidad y gas. El precio es de US$ 26.000.

Las piscinas se pueden instalar por encima del suelo, parcialmente en el suelo con muros de contención, o totalmente en el suelo.

Por otro lado, el sistema filtrado mantenimiento que incorpora la piscina es capaz de calentar el agua hasta los 30 grados centígrados hasta en las condiciones más extremas: tarda menos de una hora en convertir el agua gélida en un agradable baño, a temperaturas exteriores que pueden llegar hasta los -10º centígrados.

Otro dato para tener en cuenta es que tanto la temperatura del agua, la potencia de los chorros y la iluminación pueden ser controlados por una aplicación en un smartphone.

Además, es amigable con el medio ambiente: “Reutilizando un contenedor marino conseguimos reducir la huella de carbono”, aseguran sus creadores.

Fuente: Diario Clarín, Suplemento Arquitectura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>