“Steel Framing” y “Steel Deck”: de qué se tratan estas nuevas formas de construir

“Steel Framing” y “Steel Deck”: de qué se tratan estas nuevas formas de construir

Tendencia en auge en edificios de escala mediana. Entre sus ventajas se destacan su facilidad de manipulación, limpieza de ejecución y premura
Menores tiempos, mayor adaptabilidad y menor desperdicio de obra son las algunas de las ventajas de steel framing y steel deck. Se trata de sistemas semi-industrializados que permiten una mayor eficiencia en todo el proceso y hasta una mayor sustentabilidad.

  • La metodología optimiza los tiempos y hace posible llevar a cabo una remodelación, una vivienda completa y hasta edificios que requieren de mayor ingeniería.
    Este sistema constructivo relativamente nuevo para el país tiene grandes diferencias técnicas con respecto a la construcción tradicional. Si bien llegó al país hace unos 10 años, en los últimos dos o tres está en gran auge. “Cada vez es más aceptado y utilizado en las obras. Son sistemas que no tienen restricciones a la hora de diseñar los proyectos debido a su gran versatilidad”,
    “Surge en Estados Unidos, y luego se extendió a Europa y Japón. En Dubái las construcciones son casi en su totalidad de acero y vidrio. Ahora está desembarcando con fuerza en Latinoamérica y, puntualmente, en Argentina. El producto se está insertando cada vez más en el mercado porque demuestra que la construcción tradicional ya no es más la joya de la corona, no es más garantía de calidad. Los materiales han evolucionado y el cambio ha llegado a la forma en la que construimos nuestras casas”.
    En muchos barrios privados se observa esta modalidad que implica un cambio cultural. Por ejemplo el barrio Puertos, en Escobar: “Ahí se vio un gran paso en este cambio de paradigma. El barrio, incluso, posee un etiquetado de sustentabilidad para las viviendas cuyo objetivo es que a futuro sea una variable más a tener en cuenta a la hora de vender y comprar una casa.
    El futuro ya llegó, depende de nosotros si queremos subirnos o no”.

    Con respecto a su público: “Es gente que, tal vez, ha trabajado o estudiado un tiempo en el exterior, con la cabeza más abierta y dispuesta a hacer el cambio. Ellos entienden que golpear una pared y que no sea tan dura no es sinónimo de solidez, sino al contrario. Lo rígido se quiebra, los materiales modernos son más elásticos y duraderos”.
    El reconocido arquitecto y docente Julio Oropel, quien está construyendo de este modo su estudio en San Telmo, aporto su visión: “Se trata de un sistema de perfiles estructurales galvanizados, que después quedan cubiertos con placas de revestimiento tanto para el interior como para el exterior. Está en auge, primero, porque la construcción en seco fue aprobada desde el punto de vista estructural. Segundo, porque su mayor ventaja reside en su velocidad. Y, por ejemplo, una casa de 100 metros puede terminarse en un mes, lo que impacta en lo económico al calcular el costo por metro cuadrado”.

  • Acelera el proceso de construcción y utiliza menor cantidad de mano de obra. Desde el punto de vista de la sustentabilidad y cuidado del medio ambiente, es una obra más limpia, con menos desperdicio y con materiales no contaminantes”.
    Para el arquitecto, los tiempos son más cortos, la construcción es más racional porque no se hace y se rompe para pasar las instalaciones, lo que hace que baje el costo de mano de obra. “Está tendencia viene principalmente de Estados Unidos donde la mayoría de las obras se realizan en seco, porque, además de acotar tiempos y mano de obra, permite el reemplazo o la transformación futura de las unidades. Permite fácilmente, retirar, mover, ampliar o reemplazar las partes”, agregó.
    Javier Goldenberg, arquitecto y dueño del estudioHermanos Goldenberg, explicó que el acero estructural es una evolución de los perfiles anteriormente llamados IPN: “Ahora se denominan WPN, y están realizados en acero SAE, lo que les da mayor resistencia en menor sección y son hasta un 60% más livianos. A menor peso de la estructura, menor es el volumen y la resistencia de las bases. Esto también permite manipular la perfilería manualmente”.
    La estructura puede soldarse o abulonarse, pero el montaje en general es rápido porque las piezas vienen cortadas a medida y listas para armar. Luego se puede optar por un encofrado tipo steel deck, y llenarlo con hormigón o instalar losetas premoldeadas.
    Menor peso, fácil manipulación y velocidad, todos estos factores resultan en una obra más eficiente. Y, según el especialista, a pesar de ser materiales caros, se traduce en una obra del mismo costo o aún menor al de la construcción tradicional.
    La desarrolladora Eidico también se sumó a la movida y utiliza estos sistemas de construcción. Martin Suffern, responsable de obra de Eidico Vivienda lo resumió: “En el mercado existen muchos sistemas constructivos con tendencia hacia la industrialización.
    Para el especialista, la calidad constructiva viene de la mano de la industrialización del encofrado. Además, permite ofrecer un producto que sigue cumpliendo con las expectativas de los clientes en cuanto a resistencia y durabilidad del material utilizado. Según explicó Suffern, la unidad de vivienda está inclinándose cada vez más hacia la industrialización, dejando de lado la construcción tradicional. “Nos enfocamos cada vez más en construir lo más eficientemente posible de manera sustentable. Por eso, para complementar este tipo de sistema, las paredes se revisten con materiales aislantes”, finalizó el experto.

    Fuente: INFOBAE. María Alvarado

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>